jueves, 5 de noviembre de 2015

Venta total de BME

Tras mucho meditarlo he decidido cerrar la posición que mantenía en BME, una de las primeras acciones que compré allá por 2008, cuando empezaba a invertir en renta variable.

Durante todo este tiempo ha sido una de mis acciones preferidas. Cuando la acción bajó muy por debajo de mi primer precio de compra, seguí comprando, y finalmente la paciencia tuvo su recompensa. Con un precio medio de compra sobre los 20 euros, las diferentes ventas han sido a 30, 42 y 35 euros. Ganancias a las que hay que sumar el dividendo cobrado durante todos estos años.

Por qué vender? Difícil decisión pero que finalmente he tomado en base a dos factores:
  • A BME le cuesta crecer, parte de la recuperación como consecuencia de mayores niveles de negociación en bolsa se ha visto compensada por el aumento de la competencia, que sigue sin amenazar su reinado, pero sí le ha quitado parte del pastel.
  • La falta de crecimiento provoca que a los precios actuales la acción de encuentra muy cerca de su precio objetivo, por lo que el riesgo de una posible caída supera en posibilidades la opción de alcanzar cotas mayores. 

Por lo que mejor vender, conseguir liquidez y pensar en nuevas inversiones o reforzar algunas de las ya presentes en la cartera GSF.

Pero sin duda este es un hasta luego, no me extrañaría volver a comprar BME, una gran empresa, cuando el escenario sea otro distinto.